Anuncian primeros acuerdos en Diálogo Nacional: la Hoja de Ruta y los testigos

REDACCIÓN- Luego de cinco largos días de encerrona, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y los representantes del gobierno de Daniel Ortega anunciaron la aprobación de la Hoja de Ruta que será la base de las negociaciones que iniciaron el pasado 27 de febrero, así como el acuerdo de invitar a tres testigos para ser parte de la mesa, aunque aún no se han definido los garantes del diálogo, lo que se podrá acordar una vez aprobada la agenda.

El Gobierno aceptó a la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), como testigo y acompañante, y se espera que el cardenal Leopoldo Brenes nombre como sus asesores a monseñor Rolando Álvarez y Bosco Vivas, obispos que ya habían sido elegidos por la Conferencia Episcopal el pasado 18 de febrero para que estuvieran presentes en las negociaciones.

El nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag, informó en un comunicado que ambas partes afirmaron que extendieron tres cartas de invitación para los testigos y acompañantes de las negociaciones:

Al nuncio apostólico como representante del Vaticano en las negociaciones; al cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) con dos asesores; y al pastor Jorge Ulises Rivera, coordinador de pastores internacionales Unidos por la Nación.

 “La mesa considera que con las invitaciones a los testigos y acompañantes nacionales se asegura la inclusión de una amplia gama de nicaragüenses, ayudando a la legitimidad del proceso de negociación”,  dice el comunicado.

Los garantes de las negociaciones se definirán una vez que se apruebe la agenda de las negociaciones, la cual se iniciará a discutir ya aprobada la hoja de ruta.

¿QUÉ DICE LA HOJA DE RUTA?

La hoja de ruta aprobada contiene 16 puntos, resumidos de la siguiente forma:

Las delegaciones trabajarán en privado y de forma confidencial; los participantes solo podrán dar declaraciones y divulgaciones sobre los puntos aprobados. No estarán permitidos las fotos, videos, grabaciones de voz ni publicaciones en ningún medio; las reuniones se realizarán de lunes a viernes, desde las 10:00 a.m. hasta las 4:00 p.m. ; el proceso de negociación finalizará tentativamente el 28 de marzo; una vez aprobada la agenda, las partes acordarán el nombramiento de los garantes nacionales e internacionales, para el cumplimiento e implementación de los acuerdos.

LOS TESTIGOS Y ACOMPAÑANTES

El Gobierno tenía vetada la presencia de monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y presidente de medios de comunicación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN). Para levantar el veto propuso la incorporación del pastor evangélico Jorge Ulises Rivera.

Otro de los obstáculos que impedía la aprobación de la Hoja de Ruta fue el rechazo del Gobierno a aceptar que la OEA y la ONU participen como garantes en las negociaciones, lo cual también fue reglamentado.

OBISPOS DECIDIRÁN EL VIERNES SI PARTICIPAN EN DIÁLOGO

PARTICIPACIÓN. El cardenal Leopoldo Brenes dijo hoy que el próximo viernes informará qué representantes de la Conferencia Episcopal estarán como testigos en las negociaciones.

“Ya hemos recibido invitación oficial del Gobierno y la Alianza Cívica. Para dar una respuesta a la invitación, los obispos nos reuniremos de emergencia el próximo viernes y dejaremos clara nuestra posición en torno a nuestra participación”, informó por su parte el obispo y portavoz de la CEN, Abelardo Mata.

El gobierno de Ortega invitó en mayo pasado a los obispos como mediadores y testigos del Diálogo Nacional, sin embargo, en julio los acusó de “golpistas” y de estar al lado de quienes “intentaban desestabilizar” al país.

En esa primera jornada de diálogo, Ortega se hizo presente en los primeros debates junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, y abandonó la mesa luego de que estudiantes lo encararan y le dijeran que era un asesino, tras las masacres que empezaron en abril contra las protestas cívicas que han dejado al menos 500 muertes, cientos de presos políticos y miles de nicaragüenses exiliados.

En ese entonces Ortega no aceptó adelantar las elecciones y levantó a su equipo negociador en junio. En esta segunda ronda de negociaciones, el equipo del Gobierno no quería aceptar la propuesta de la Alianza Cívica de invitar a la OEA y a la ONU como garantes en las negociaciones, alegando que era “intervencionismo”.

REDES SOCIALES CONFIRMAN QUE CIUDADANÍA NO CREE EN ORTEGA

DESCONFIANZA. El descontento por la falta de información y demora en los acuerdos, se ha hecho sentir en las redes sociales, como lo demuestra esta imagen tomada de facebook.

Tras la reanudación del diálogo, en las redes sociales se puede  notar una generalizada y creciente desconfianza no solo  del llamado de Daniel Ortega a la mesa de negociación, sino también de que la Alianza Cívica ceda a las pretensiones del mandatario, y “caiga en su juego de ganar tiempo” para continuar en el poder.

De igual forma se han expresado diversos analistas políticos nacionales.

Categories: Categoría Inicio,Nicaragua

Tags: ,,

Leave A Reply