Exprofesor de la UPOLI recrimina a autoridades de esa universidad por abandonar a sus estudiantes durante la crisis de abril

A propósito del llamado de esa casa de estudios para el reinicio de ciclo académico

REDACCIÓN- El exprofesor de Derecho Constitucional de la UPOLI, Ernesto Narváez, promotor en el exilio de debates que acojan ideas nuevas que refunde Nicaragua, publicó una carta abierta a las autoridades de esa casa de estudios superiores de Managua, que llamó al reinico de clases para el 6 de noviembre, donde les recuerda que durante las protestas que los estudiantes  iniciaron en el mes de abril, -donde hubieron muertos y heridos por la represión que desató el regimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo-, dichas autoridades abandonaron a su suerte a los universitarios.

A continuación reproducimos íntegra la carta que envió a LA NUEVA PRENSA.

 

Artículo relacionado: http://lanuevaprensacr.com/movimiento-construimos-nicaragua-lanza-programa-para-refundar-la-nacion/

CARTA ABIERTA A LA UPOLI

Por Ernesto Fidel Narváez, exprofesor de Derecho, UPOLI.

Con estudiantes y maestros en el exilio, con políticas de seguridad que convierten a las personas en sospechosas, con profesores en las cárceles, con el rumor que será vendida la Universidad y con diputados orteguistas de interventores (desmiéntanme para estar seguro que no será vendida ni pasada al gobierno en su totalidad), estudiantes y sindicatos amenazados, con UNEN desafiante campando en los recintos como si nada hubiese pasado, sin ningún comunicado durante más de seis meses de crisis humanitaria, política y social.

Señores de la UPOLI, ¿qué van a enseñarle a la comunidad, qué Derecho, qué Ciencia Política, qué Filosofía, qué Cultura de Paz, qué Enfermería, con qué autoridad después del silencio cómplice, qué ejemplo? Que no se les olvide, no, que nosotros sabemos quiénes cerraron los portones de la Universidad y sacaron a la calle a los estudiantes el 19 de Abril, nosotros sabemos quiénes son responsables de la masacre y el cementerio en que convirtieron a la Universidad. Si ustedes no hubiesen cerrado los portones y sacado a los estudiantes de su casa de estudios, otra Nicaragua sería. Yo miré una población abriendo los portones, porque detrás estaban las ráfagas de AK 47, escopetazos y la estela de sangre y muerte, nadie me hará olvidar aquellas cadenas con candados mientras UNEN y sus guardas observaban desde adentro. Ni olvido, ni perdón.

Abran el negocio, sí, ábranlo, de par en par las puertas, tienen libertad de empresa, porque una cosa es una empresa y otra cosa una Universidad. Casi medio siglo mandados al basurero de la historia por unas autoridades que no pueden discernir, en un simple comunicado, lo que es ético, constitucional y justo, de lo que no lo es. No trasladen al estudiantado la poca moral y el poco ejemplo que han tenido para defender la autonomía universitaria. Volver a la empresa va a ser, volver a visitar el recuerdo de quienes lo dieron todo, por quienes ahora no tienen que enseñarles nada.

La UPOLI será libre el día que quienes amen la libertad y la ciencia entren en sus recintos con la cabeza en alto de haber hecho lo correcto, el resto es un acto de rendición y de cobardía ante el señor de la plata y el plomo.

EXIJO a la UPOLI un comunicado donde reafirme su compromiso por la autonomía universitaria, donde niegue de forma tajante su venta, fusión o enajenación de cualquier tipo a fundación, empresa o gobierno, que reafirme su compromiso por respetar la libertad sindical, que respete el derecho a los estudiantes a organizarse y prestar las instalaciones, la seguridad y los medios para hacer efectivo ese derecho constitucional de asociación, que garantice la libertad de cátedra y que se comprometa con la democracia interna, donde los estudiantes voten a sus autoridades porque donde hay participación presupuestaria debe haber ejercicio democrático, adquiera la forma jurídica que adquiera la empresa que dirigen.

Aguante UPOLI, que volveremos.

Noviembre 2018.

Categories: Categoría Inicio,Opinión

Tags: ,,,,

Leave A Reply