Chocolatito en escann

Róger Trujillo Jr. Las Vegas Nevada. USA. / Especial para LA NUEVA PRENSA

Dice Juan Pardo “que la vida hay que seguirla porque su juego es tan traidor que te convierte en ganador y al poco tiempo te derriba.” Desviar el curso del Niágara y remontar las aguas de las cataratas ha sido la constante para Chocolatito González, quién viajó al viejo mundo en el 2008 conquistando en suelo nipón el cetro de las 105 libras, haciendo trizas a Yutaka Niida.

El icónico peleador ha devorado la baraja boxística sumando títulos y distinciones en cascada, que jamás nadie imaginó alguna vez serían de su propiedad. Una corona a la vez hasta adueñarse de cuatro fajines mundiales, resume un despegue apoteósico desde la categoría mínima para convertirse colosalmente en el mejor libra por libra del mundo. Poquísimos boxeadores han pisado esa tierra Santa.

 

EN ESTADO DE GRACIA

La primera pelea Chocolatito/Rungvisai sigue inalterable en el tiempo cómo el realismo mágico de García Márquez y la estirpe Buendía arropada por el Macondo en los Cien años de Soledad. Tengo intacta la imagen de González brotando como Godzilla entre las aguas después de la caída.

Un río de sangre como el Éufrates desbordado le teñía el rostro. A ratos me sentí en medio de Dunkerque con la muerte rondando de norte a sur y de este a oeste. Golpes secos haciendo crujir huesos estrujaban el silencio con su sonido macabro durante doce capítulos intensos como la vida del fugitivo Jean Valjean en Los Miserables de Víctor Hugo.

La muchedumbre presente ovacionó una guerra sin cuartel; tal pareciera que Hutus y Tutsis protagonizaban otra batalla más. Solamente el cieno arbitral manchó la obra maestra de Román. El combate sin embargo quedará fijado entre los mejores que la historia rememore en las categorías chicas. Esa noche Román cruzó los círculos de Dante, derrotó al Minotauro y cazó la gloria.

¿QUÉ OCURRIRÁ EL 15 SEPTIEMBRE?

RIVAL. El mexicano ex doble campeón del mundo Moisés Fuentes, será el rival de Román González. (Foto: El Universal).
RIVAL. El mexicano ex doble campeón del mundo Moisés Fuentes, será el rival de González. (Foto: El Universal).

La intriga en masa es ¿Crecerá súbitamente Moisés Fuentes como para complicar y vencer al centroamericano? O ¿Veremos a Chocolatito con un impacto capaz de paralizar meteoritos como aquella derecha con la que Juan Manuel Márquez liquidó a Pacman?

Dos interrogantes que hasta hoy son teorías en colisión. Lo verdadero e innegable es que en 115 libras los rivales de mayor volumen y estatura han asimilado como Carlos Cuadras el golpeo de Chocolate.

En contraste, el poder suyo no es el devastador que vimos con Brian Viloria en 112 y contra Akira Yaegashi. Una demolición detenida en nueve asaltos frente al japonés nos presentó al Román fiero de las 108 que superó al Gallo Estrada en suelo norteamericano, rival que le exigió todos sus recursos.

EN LAS ANTÍPODAS

SORPRESA. Román González perdió por nocaut en septiembre pasado ante Sor Rungvisai. (Foto El Nuevo Diario).
SORPRESA. Román González perdió por nocaut en septiembre pasado ante Sor Rungvisai. (Foto El Nuevo Diario).

Quizás nunca deje de sorprenderme ese cuarto asalto en Carson, California cuando el tetracampeón tropezó frente a Sor Srisaket en la revancha. El peleador bravo que en el Madison Square Garden estuvo descifrando El Laberinto del Fauno sobre el ring ofreciéndonos un recital de boxeo excelso, se derritió sin presentar oposición alguna frente al mismo Rungvisai.

“Ese no era Chocolate” titulé después del nocaut. El genio estuvo atrapado dentro de la lámpara,  su poder congelado como la mujer de Lot al volver la vista atrás, desapareciendo además el movimiento preciso que le permitió larvar su Venus de Milo en New York.

La noche del 9 de septiembre pasado en el StubHub Center, el ingenio del nicaragüense se apagó, dejándose ganar por la temeridad en un intercambio de manos dónde prevaleció el poder del tailandés. Bien dijo el poeta Vallejo: “Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé! “

A REINVENTARSE

CONDICIÓN. Román González durante un guanteo previo a la pelea del 15 de septiembre. (Foto El Nuevo Diario).
CONDICIÓN. Román González durante un guanteo previo a la pelea del 15 de septiembre. (Foto El Nuevo Diario).

El carácter de una persona no se determina por cómo disfruta de la victoria sino por cómo se enfrenta a la derrota. Para enterarnos del verdadero estado emocional y físico de González habrá que verlo en su hábitat natural: El ring.

¿Cómo encarará su retorno? El 15 de septiembre se despejará la aparente dicotomía.

 

Categories: Categoría Inicio,Deportes

Tags: ,,,

Leave A Reply