EDITORIAL

Las políticas de desprestigio del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo contra figuras líderes de la resistencia cívica en Nicaragua, no paran. Esta vez los medios oficialistas han montado una campaña en contra del Obispo Auxiliar de Managua, Silvio José Báez quien ha sido una de las voces más críticas ante la represión ejecutada por la policía y los paramilitares contra las protestas cívicas que desde el 18 de abril han proliferado en todo el país.

Parece ser que el objetivo del Gobierno es que Monseñor Báez vaya al exilio. En el caso más grave, los seguidores de Ortega piden cárcel para el prelado. El presidente llamó “golpistas” a los obispos cuando estos le pidieron, como solución a la crisis, adelantar las elecciones del 2021 a marzo de 2019.

Ya otras personalidades críticas al Gobierno han tenido que salir del país, como Carlos Mejía Godoy, el artista más querido de los nicaragüenses. Igualmente, voces relevantes que iniciaron el Diálogo Nacional frustrado por la intransigencia del mandatario, han tenido que viajar en busca de refugio o exilio, principalmente a Costa Rica, Estados Unidos y España.

Afortunadamente, la comunidad internacional está atenta a la crisis sociopolítica que vive el país y no se presta a las artimañas del Gobierno ni las cree. Tanto la ONU como la OEA y la CIDH, han dejado claro que en Nicaragua se vive bajo un régimen opresor.

Y estamos seguros que ante el clamor de 500 muertes y los cientos de heridos, presos políticos y exiliados,  la comunidad internacional cerrará filas para presionar al gobierno de Daniel Ortega a que cese la represión y atienda a un pueblo que le exige las libertades más elementales y la democratización del país.

Categories: Categoría Inicio,Editorial

Tags: ,,

Leave A Reply