Independencia de Centroamérica

Carlos Javier Jarquín. Escritor y poeta. carlosjavierjarquin2690@yahoo.es

"Ojalá que en un futuro lleguen a la presidencia personas verdaderamente intelectuales que crean en la unidad, paz, libertad, progreso y solidaridad" (C. J. Jarquín).
“Ojalá que en un futuro lleguen a la presidencia personas verdaderamente intelectuales que crean en la unidad, paz, libertad, progreso y solidaridad” (C. J. Jarquín).

América, geográficamente, es el continente más grande del planeta después de Asia, se divide en varias regiones: América del Norte, América del Sur, el Caribe y América Central o Centroamérica, siete repúblicas que viven en soberanía. El centro de este continente es el puente singular que une a América del Sur con el Norte. Cada 15 de setiembre para la región centroamericana es recordado de manera especial.

 

Es una fecha gloriosa, fue el día del refrendo de nuestra majestuosa independencia, indeleble 15 de septiembre de 1821. Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica lograron la emancipación de España. En aquel entonces los españoles se saciaron de la máxima riqueza que tenían estas maravillosas tierras porción de lo alto. Este próximo 2021 con honra y fervor se festejará el bicentenario de la independencia centroamericana.

Más tarde se independizaron Panamá y Belice, y hoy esta región la conforman siete países maravillosos. En lo personal, admiro a las autoridades del pasado, de la patria de Guatemala que le dieron sublime distinción a la preciosa fauna de su país, con nombrar quetzal a la moneda nacional, bellísima ave de complejos colores. El preciado quetzal es un ave de gala por su colorida figura.

Miles estamos en disensión que Nicaragua y Costa Rica no hallan denominado la moneda nacional con apellidos de personajes célebres que han nacido en estas patrias. Por ejemplo, en Nicaragua debería llamarse Darío, es uno de los poetas más representativos de este inmenso continente; en Costa Rica el máximo héroe, aguerrido y soberano es el expresidente Juan Rafael Mora Porras… identifiquémonos con lo patrio, honremos a nuestros paisanos y admiremos al extranjero después de lo nuestro.

“Centroamérica debería ser una sola patria, o al menos deberían vivir en unidad”, eso dice mi gran amigo, el escritor costarricense Miguel Ángel Baltodano Quirós. Él cree en la reencarnación, y me decía que él es el segundo Francisco Morazán, Cid hondureño. Costa Rica ha sido el único país que ha gozado plenamente su autosuficiencia, la política ha sido menos corrupta, en comparación con Nicaragua, que muchos presidentes que han gobernado han sido psicópatas, al intentar adueñarse del territorio nacional. La ciudadanía nicaragüense ha vivido solo en guerra: guerra civil, guerra de hambre, guerra de huracanes, de terremotos, pero la máxima guerra han  sido las extremas  tiranías tal como la actual. También guerra de ignorancia, este pueblo ha sufrido heterogéneos infortunios, la mayoría inspirada por el fárrago de la cofradía política. La desobediencia del hombre es de eminencia. Actualmente los inmundos políticos procuran eliminar la verdadera historia.

La mayor parte de los gobernantes se han enriquecido —ellos y sus allegados— durante sus mandatos. Ojalá que en un futuro lleguen a la presidencia personas verdaderamente intelectuales que crean en la unidad, paz, libertad, progreso y solidaridad. Quizás en un futuro, de norte a sur de esta región, construyan una línea del indispensable trasporte de tren; sería un auge económico y el progreso sería décuplo al actual. Eso será cuando en Centroamérica vivan en verdadera corporación. Por ahora cada día se suman más personas que abandonan este territorio. Acá muchos presidentes han dejado reinar en libertad la pobreza y la violencia. Cuando en un país se apodera la dinastía, el pueblo muere de melancolía.

 

 

Categories: Opinión

Tags: ,,

Leave A Reply