Inicia Diálogo Nacional entre gobierno de Ortega y Alianza Cívica

REDACCIÓN- Esta mañana inició el Diálogo Nacional entre representantes del gobierno de Daniel Ortega y un equipo designado por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia para buscar una salida a la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde el mes de abril de 2018, El Diálogo Nacional se realiza en las instalaciones del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE).

A las 8:00 a.m. la Alianza Cívica participó en eucaristía en la Iglesia Divina Misericordia, previo a las negociaciones, y a las 10:00 a.m. el equipo negociador llegó al INCAE.

Media hora más tarde arribó el equipo negociador del Gobierno, a excepción del canciller Denis Moncada, jefe de la delegación del gobierno de Daniel Ortega en el Dialogo Nacional.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia aseguró al mediodía que trabaja para asegurar un proceso transparente, efectivo y concreto. “Nos enfocaremos en acordar metodología, tiempos del proceso, mediadores, testigos y garantes, entre otros aspectos fundamentales, aseguró la Alianza a través de su cuenta en Twitter.

El gobierno vetó a monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, quien iba como parte mediadora de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), aunque la Alianza dijo que trabajarán para que Álvarez esté presente.

Por los sandinistas ingresaron el magistrado judicial Francisco Rosales y los diputados sandinista Wilfredo Navarro, Edwin Castro y José Figueroa, quienes no quisieron brindar declaraciones a los medios de comunicación.

Por la Iglesia Católica se hicieron presentes el cardenal Leopoldo Brenes y el Nuncio Apostólico, monseñor Waldemar Sommertag.

En la mesa de negociación participan 19 personas de la Alianza Cívica, integrada por sectores de la sociedad civil, empresarios, líderes estudiantiles, académicos, y líderes feministas entre otros, mientras que el Gobierno no ha informado quiénes serán sus representantes.

MURILLO INVOCA A ESPÍRITUS

EN LA MIRA. Rosario Murillo es acusada y sancionada por Estados Unidos de planificar la represión contra las manifestaciones antigubernamentales. 

El día de ayer, la vicepresidenta Rosario Murillo “invocó” a los espíritus de Monimbó para que acompañen el Diálogo Nacional.

Monimbó, aguerrido barrio indígena famoso por sus luchas de resistencia durante la dictadura de los Somoza, fue duramente reprimido por la Policía Nacional y paramilitares orteguistas durante las protestas de 2018.

Esta mañana, el obispo auxiliar Silvio José Báez, una de las voces más beligerantes en defensa de la población civil durante las protestas, pidió a través de su cuenta de Twitter: “Mi oración por Nicaragua al iniciar hoy negociaciones. Que se renuncie a intereses personales e ideológicos y no se anteponga nunca lo económico a los derechos humanos. Que todo sea transparente, con todos los presos políticos liberados y con las libertades públicas restituidas”.

ALIANZA PIDE COMO GARANTES DEL DIÁLOGO A ONU Y OEA

La Alianza Cívica pidió el día de ayer como garantes a la OEA y la ONU en el diálogo con el Gobierno. Azahalea Solís, integrante de la Alianza Cívica y miembro suplente del doctor Carlos Tünnermann, explicó que en el inicio del Diálogo Nacional se enfocará en conocer las propuestas y la dinámica del proceso por las partes.

DIÁLOGO. Representantes de la Alianza Cívica por la Justicia y Democracia y de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. (Foto El Nuevo Diario).

“El miércoles ya quedará definido cómo se va a estructurar toda la dinámica del diálogo, para eso será ese primer encuentro. Nosotros llevamos nuestras propuestas de garantes, que son varios, y el Gobierno también hará las suyas, imagino”, explicó Solís.

PRIORIDAD: LIBERACIÓN DE PRESOS POLÍTICOS

Solís sostuvo que la propuesta de la Alianza Cívica recoge las demandas de libertad, justicia y democracia de la población, y que la prioridad en el diálogo es la salida de los presos políticos.

REENCUENTRO. Una madre abraza a su hijo tras ser liberado y enviado a casa por cárcel esta mañana. (Foto El Nuevo Diario).

Según las organizaciones de Derechos Humanos, más de 700 personas han sido llevadas a las cárceles de Nicaragua por ejercer su derecho a la protesta ciudadana, y muchas reas y reos han denunciado torturas dentro de la prisión.

El día de ayer martes, fueron liberados 100 presos políticos, quienes fueron recibidos efusivamente por sus familiares, a un día de las negociaciones. Esta determinación de los jueces orteguistas de dar casa por cárcel ha sido calificada por analistas como una estrategia del presidente Ortega para aliviar la presión política internacional y nacional que pende sobre su gobierno.

En la primera mesa del diálogo, en junio del 2018, no participó ninguna organización internacional como garante de las conversaciones, y los representantes de la sociedad civil acusaron en ese entonces a Ortega de incumplir su compromiso de democratizar el país.

La represión ejercida por la Policía Nacional y paramilitares orteguistas entre los meses de abril y julio pasados, dejó entre 337 y 547 personas muertas, y miles de heridos y exiliados.

Categories: Categoría Inicio,Nicaragua

Tags: ,,

Leave A Reply