Joven escritor nicaragüense gana premio internacional del cuento en Perú

El escritor Marvin Calero es de Juigalpa, Chontales. (Foto M. Calero)
El escritor Marvin Calero es de Juigalpa, Chontales. (Foto M. Calero)

Alonso Mejía- El joven escritor Marvin Calero, (Juigalpa, Chontales, Nicaragua 1983), recientemente ganó el Premio Internacional de Narrativa de la Revista El parnaso Nuevo Mundo Perú 2016.

Calero es una de las jóvenes promesas de la narrativa y la poesía nicaragüense, y hay que seguir sus pasos literarios. He aquí una breve presentación de sus creaciones.

RESEÑA BIOGRÁFICA:
Hijo de Salvador Calero Díaz y Rosibel Molina Cruz. Es MBA en Proyectos, Ingeniero Agrónomo de la Universidad Nacional Agraria (Jofiel Acuña Cruz- Juigalpa).
Estudió la Licenciatura en Derecho en la Universidad Popular de Nicaragua (UPONIC). Estudios de especialización en CATIE, Turrialba Costa Rica.
Es miembro del Clan Intelectual de Chontales (La institución cultural más antigua del país) y miembro fundador del grupo Nueva Generación Literaria.
Actualmente participa con el colectivo de Turrialba Literaria (Costa Rica) dirigido por la editora Marisa Daniela Russo.
http://www.turrialbaliteraria.com/marvin-calero.html
Se ubica dentro de la prestigiosa lista de poetas del siglo XXI del escritor español Fernando Sabido Sánchez. https://poetassigloveintiuno.blogspot.com/2016/08/marvin-salvador-calero-molina-19080.html–

DISTINCIONES:
• En el año 2001 ganó el premio Nacional de Poesía (Centro de Educación para la democracia CED).
• En el año 2007 ganó el premio universitario de los Juegos Florales de la UNAN (Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua).
• Premio Internacional de Narrativa de la Revista El parnaso Nuevo Mundo, con el cuento El sueño de Cerbero (Perú 2016).
Obras publicadas:
• En el año 2000 publicó su único poemario “Yo no conozco tu historia” sin editorial.

EL SUEÑO DE CERBERO (Cuento)

¡Es cruel el guardián de las puertas del infierno! el demonio Cerbero. Son pocos los que han salido triunfantes sin sentir sus garras y colmillos desgarrando carne y entrañas. Hipnos, el señor del sueño lo ha dormido. En la profundidad del instante Cerbero era liberado en el mundo, corría de oriente a occidente, del norte hacia el sur como lebrel en casería. Meneaba la cola cuando los hombres le daban de comer el corazón y sesos de sus hermanos; él lamía la mano de los Caínes.

¡Es un festín tantas guerras en el mundo que Cerbero pensó que el Hades era aburrido! En Oriente Medio, la guerra no tenía fin. Cerbero rugía, cuando los bombarderos más sofisticados hacían temblar la tierra y el llanto de los niños amanecía con el alba. Los dromedarios de acero en el desierto, camuflados, esperando la señal de ataque. En el cielo, azores a control satelital tomaban fotos o simplemente buscaban objetivos en tierra. Cerbero no tenía que matar, solo se quedaba echado esperando la muerte de inocentes. Cerbero pensó que los hombres eran demonios de carne y hueso que evolucionaron para la guerra, todas las épocas estaban llenas de asesinos.

Cerbero pensó que los hombres tenían esta semejanza de los dioses, porque las divinidades siempre han estado en guerra. Si quería un postre, Cerbero podía ir a los barrios del ghetto, y de vez en cuando alguien era acribillado por una pandilla. En Latinoamérica, desde México hasta Cabo de Fuego, si no era un cartel en las fronteras, era una mara en Centroamérica. En fin, siempre había sangre y carne de algún inocente. Las favelas de Brasil eran los postres favoritos. Rio de Janeiro con todos sus carnavales guardaba historias sangrientas.

A veces, Cerbero se echaba en un incendio forestal, otras en un volcán en erupción, buscaba los terremotos si quería hocicarse. El mundo es un caos aparentando quietud. Cuando Hipnos trajo a Cerbero del sueño, éste comenzó a aullar como perro en medio de la noche. Cerbero sintió que su hogar estaba en la tierra.

HOY ES UN GRAN DÍA (Poesía)

Para recoger las cortinas del cielo
que el sol no tenga miedo.
Salir a la calle y sonreír:
-porque sí, sin ningún motivo especial-.
Poner tu mano en el pecho
y sentir que estás vivo.
Correr tras las palomas de la plaza
y abrazar a los amigos:
-porque sí, sin ningún motivo especial-.
Dejar el auto guardado
y salir en bicicleta.
Abrir los brazos y sentir que abrazas a Dios:
-porque sí, sin ningún motivo especial-.
Escribir una carta para tu amor
y llevarle flores hasta la puerta de la casa:
-porque sí, sin ningún motivo especial-.
Quitarte la camisa y quedarte en playera
y dársela al señor que pide en la esquina.
Darle tu almuerzo al niño pobre
que no desayunó
y decirle hijo.
Llegar al hospital más cercano pintado de payaso
y hacer que la gente olvide las penas.
Decirle al mundo que Dios es grande
y reír, soñar, ser feliz:
-porque sí, sin ningún motivo especial-.

Marvin Calero.

 

Categories: Cántaro,Categoría Inicio,Nicaragua

Tags: ,,,,,,

Leave A Reply