La escuela de La Carpio, en el corazón de Carlos Alvarado

GESTIÓN. Silvestre Camarero y su familia agradecieron a Carlos Alvarado por su gestión en pro de la Escuela La Finca de La Carpio.
GESTIÓN. Silvestre Camarero y su familia agradecieron a Carlos Alvarado por su gestión en pro de la moderna Escuela Finca La Caja de La Carpio.

REDACCIÓN- A tres semanas de haber asumido la dirección del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), Carlos Alvarado visitó la ciudadela La Carpio, invitado por el profesor experto en temas migratorios de la UCR, Carlos Sandoval, para conocer la difícil situación que enfrentaba esa ciudadela, en particular el hacinamiento de estudiantes costarricenses y nicaragüenses en la estrecha escuela del lugar. A partir de ese momento Alvarado inició una constante labor como alto funcionario para desentrabar el proyecto de construcción de la escuela, que llevaba años paralizado, pese a contar con financiamiento del BID. Ahora la Escuela Finca La Caja de La Carpio es una realidad.

El reto de Alvarado le competía era traspasar –sin impedimento alguno– los terrenos al Ministerio de Educación Pública, dado que eran propiedad del IMAS.

Recuerda la complicación, sobre todo por tanta tramitología para el traspaso de la propiedad y para reubicar a las familias que ocupaban el terreno. Hubo que coordinar con la Municipalidad de San José, el MEP, la Procuraduría, el IMAS, el Banhvi y hasta Aviación Civil, entre otras instituciones.

“Fue una intensa acción interinstitucional”, comenta con complacencia Carlos Alvarado, tras reconocer el papel que jugó la comunidad organizada de La Carpio en la custodia del lote y el apoyo al proyecto.

Luego de dos años, se logró el objetivo. Fue así como a pocos días de haber asumido como ministro de Trabajo, Carlos Alvarado fue invitado a participar en la entrega del título de propiedad al MEP, en un acto cargado de emotividad.

“Yo lo vi llorar ese día. Y me dije a mi mismo: esas lágrimas no son de cocodrilo”, rememora Silvestre Camareno, un líder comunitario de La Carpio, que fue trasladado hace un par de años a Naranjo.

Él, precisamente, lo llegó a buscar en el encuentro ciudadano que tuvo Carlos Alvarado en Naranjo, a mediados de marzo. “Fue una lucha intensa y justa. Vengo a saludarlo para recordarle esa inolvidable experiencia, reconocerle su espíritu de servicio y expresarle mi admiración”, relató.

Para Alvarado, la educación es el arma más fuerte que tiene el país para salir de la pobreza. Dijo estar comprometido con seguir adelante con la escuela de La Carpio y otras acciones interinstitucionales como el plan de ordenamiento, construcción del colegio técnico, ciclo vías, calle pública, iluminación y programas de vivienda.

Carlos Alvarado contempla impulsar este modelo de atención integral a otras comunidades de alto riesgo como Los Cuadros, San Juan de Pavas, San Felipe, Los Guido, Santa Lucía, San José de Alajuela, Guararí, Martina Bustos en Liberia, Barranca, El Roble, Chacarita, Limón, entre otros.

Finalmente comentó: “Para lograr el éxito de estos programas es fundamental la participación ciudadana, de los gobiernos locales, del sector privado y la articulación interinstitucional. Tal y como lo hicimos con Puente al Desarrollo, cuando logramos coordinar 22 programas de 17 instituciones e impactar positivamente en la reducción de la pobreza”.

Categories: Categoría Inicio,Migrantes

Tags: ,,,,

Leave A Reply