MASAYA RESISTE CON HEROÍSMO REPRESIÓN DE ORTEGA

NO SE RINDE. Masaya se ha convertido en un bastión contra la dictadura orteguista desde el inicio de las protestas. (Foto El Nuevo Diario).
NO SE RINDE. Masaya se ha convertido en un bastión contra la dictadura orteguista desde el inicio de las protestas. (Foto El Nuevo Diario).

Alonso Mejía-  Masaya, la primer ciudad que se declaró en rebeldía contra el Estado Orteguista y que desde ayer sufre un feroz asedio que ha dejado al menos ocho muertes, resiste con heroísmo la represión policial y de los paramilitares a fines a Daniel Ortega, el presidente que ha respondido con brutalidad represiva a las protestas cívicas que desde abril se han tomado las distintas ciudades a lo largo y ancho de Nicaragua, y que por medio de tranques en las vías exigen la renuncia del mandatario y de su esposa y vicepresidente, Rosario Murillo.

Comparada solamente a la represión que hizo el dictador Anastasio Somoza antes de salir huyendo del país en 1979, la de Ortega ha dejado al menos 183 muertes y más de 2.400 personas heridas, reportó ayer desde Suiza la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) de Nicaragua, cuyos representantes se encuentran en Ginebra en el marco de las reuniones del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Grupos de paramilitares encapuchados armados con fusiles de guerra asaltaron ayer la ciudad para desmontar los tranques y  controlar el paso, detienen vehículos e interrogan a todo aquel que les parece “sospechoso”, a la vista indolente de la Policía Nacional.  Los encapuchados controlan la entrada principal a la ciudad hasta llegar a la estación policial, mientras seis camionetas se pasean repletas de antimotines que apuntan a civiles “en una clara expresión de intimidación, mientras los ciudadanos que caminaban este miércoles en las calles de Masaya se resguardaban en casas o corrían ante el temor de ser asesinados.”,  informó esta mañana El Nuevo Diario.

“En cada casa, calle y barrio la población está preparada para enfrentar un ataque. Masaya no se rinde. Ayer (martes) ellos quisieron quitar más barricadas, pero este pueblo salió a defenderse, solo pudieron quitar las de la entrada principal. No se atreven a intentar derribar las (barricadas) que quedan porque saben lo que les espera”, dijo un joven al matutino.

“Masaya es un pueblo que no se rinde, después de la matanza que nos dejaron, este pueblo se está organizando más y mejor, porque no vamos a permitir que nos vengan a masacrar más”, afirmó Antonio, un joven que resguardaba una barricada del barrio San Jerónimo.

EL MIL VECES HEROICO MONIMBÓ NO SE RINDE

MIL VECES HEROICO. El combativo barrio de Monimbó resiste el asedio del régimen de Ortega desde abril. (Foto cortesía El Nuevo Diario).
MIL VECES HEROICO. El combativo barrio de Monimbó resiste el asedio del régimen de Ortega desde abril. (Foto cortesía El Nuevo Diario).

Monimbó, un bastión indígena de resistencia popular en la historia bélica de Nicaragua, se alzó desde inicio de las protestas contra Ortega.  El barrio fue impenetrable para las fuerzas antimotines y parapoliciales, las barricadas se han reforzado y en la entrada principal partieron la carretera para evitar el ingreso de las fuerzas orteguistas. A excepción del resto de la ciudad aquí las barricadas sí están custodiadas.

“Monimbó sigue sin miedo, si Monimbó cae, cae toda Masaya, por eso es que esta ciudad nos sirve de caparazón, aquí no van a entrar y si vienen no van a salir y eso ellos lo tienen claro”, sentencia un joven empuñando un motero desde la barricada de la entrada principal. –

 

 

OBISPOS LLEGAN PARA TRATAR DE DETENER REPRESIÓN CONTRA LA POBLACIÓN

TERROR Y MUERTE. Los antimotines y paramilitares siembran el terror y disparan contra civiles en las calles, al peor estilo somocista. (Cortesía El Nuevo Diario).
TERROR Y MUERTE. Los antimotines y paramilitares siembran el terror y disparan contra civiles en las calles, al peor estilo somocista. (Cortesía El Nuevo Diario).

Esta misma mañana los pobladores de Masaya salieron a las calles para recibir a los obispos de la Conferencia Episcopal y miembros de la Alianza Cívica que se trasladaron a la ciudad para intentar mediar y acompañar a la población, que salió de sus casas y se arrodilló en las aceras con banderas de la iglesia católica y de Nicaragua, mientras gritaban “viva la iglesia católica, viva Nicaragua libre”.

En la comitiva iban el Cardenal Leopoldo José Brenes junto a Monseñor Silvio José Báez y sacerdotes del clero de la Arquidiócesis se trasladan a Masaya, publicó la Arquidiócesis de Managua en su página oficial de Facebook. Les acompañó el nuevo nuncio apostólico en Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag.

La iglesia convocó a una jornada de oración este jueves, especialmente por Masaya y Carazo, dos de las ciudades más golpeadas por la represión.

 

Categories: Categoría Inicio,Nicaragua

Tags: ,,,,,,

Leave A Reply