“¿PARA QUÉ ORGANIZARNOS?” CONVERSATORIO EN LA UCR CON MUJERES DE ENLACES NICARAGÜENSES

Mujeres migrantes son actoras políticas en acción, sostiene investigadora de la UCR.

El conversatorio se realizó  en el centro de audiovisuales del Instituto de Investigaciones Sociales de la UCR. (Foto Anna Matteucci).
El conversatorio se realizó en el centro de audiovisuales del Instituto de Investigaciones Sociales de la UCR. (Foto Anna Matteucci).

 

 

 

 

 

 

 

 

Alonso Mejía- El martes 5 de diciembre, mujeres de la Asociación Enlaces Nicaragüenses, realizaron un conversatorio sobre la importancia de organizarse como mujeres trabajadoras, jefas de hogar, forjadoras de familias mixtas, que luchan día a día para que sus hijas e hijos costarricenses y nicaragüenses puedan tener un presente y futuro de oportunidades, y alcanzar todas las garantías que las leyes garantizan a las personas trabajadoras, y la integración social contenida en la Ley de Migración y Extranjería de  Costa Rica.

El conversatorio fue organizado por la investigadora Anna Matteucci del  Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) del a Universidad de Costa Rica UCR,  en el centro de audiovisuales del IIS.

MUJERES MIGRANTES: ACTORAS POLÍTICAS EN ACCIÓN

“Algo que me impresiona mucho de la Asociación Enlaces Nicaragüenses, es su lucha política, porque los políticos son personas que ocupan cargos, puestos, pero la política es parte de la vida de la colectividad. Cada vez que ustedes como mujeres migrantes van a las escuelas a que les permitan y les respeten los derechos a la educación de sus hijos, o cuando les reclaman a sus patrones que les respeten los horarios y sus derechos laborales, están haciendo un ejercicio político. La Asociación ha dado una gran formación a sus integrantes en ese sentido”, sostuvo la investigadora Anna Matteucci.

A la pregunta de Matteucci sobre qué significaba para ellas el conversatorio, María, una de las asistentes, expresó: “Una oportunidad para expresar todo que sentimos que nos está afectando, como madres jefas de hogar con hijos que tienen muchas trabas en sus aspiraciones de estudiar.

Organizarse y conversar para alcanzar la documentación-regularización de ellas, sus esposos y sus hijos, y que se reconozca el  aporte  con su trabajo a los hogares costarricenses, empresas, y tiendas, condominios en los que trabajan las personas migrantes.

Cárdenas señaló que cada fin de año las mujeres se reúnen para identificar y analizar qué temas las afectan o qué oportunidades deben aprovechar.  “Por ejemplo, sensibilizar sobre los altos costos de la documentación, que ronda los 800 dólares. Hemos estado,  participando e informando sobre la medida del gobierno con la  Caja del Seguro Social, que desde  agosto se  aprobó el subsidio a empleadores para que aseguren a las  trabajadoras domésticas. El seguro es un tema fundamental. La puerta a un salario justo, a la salud, a una jornada laboral justa, al sistema financiero y a la integración al comercio”, dijo.

JÓVENES CUENTAN EXPERIENCIAS

Parte de las madres de familia y jóvenes que asistieron al conversatorio. (Foto LA NUEVA PRENSA)
Parte de las madres de familia y jóvenes que asistieron al conversatorio.                          (Foto LA NUEVA PRENSA).

 

 

 

 

 

 

 

 

Uno de los jóvenes participantes sostuvo: “Los jóvenes tenemos  necesidad de expresarnos, aunque muchas veces no nos escuchan. Contar sobre todo lo que nos pasa  en el campo migratorio, que nos resuelvan para que se haga valer nuestros derechos como personas. Cuando los jóvenes vamos a Migración sentimos que nos ponen muchas trabas y no nos resuelven y eso nos afecta porque si no estamos documentados no podemos optar a cosas tan importantes como las becas”.

Ana, otra de las asistentes ejemplificó el caso de una joven que vino joven a Costa Rica. Tiene pasaporte, pero no le sirvió a la hora que fue al hospital porque no la atendieron. Igual le ocurrió cuando quiso matricularse en la universidad, por no tener cédula de residencia.  “Después de estudiar su secundaria aquí, le cerraron las puertas en la universidad”, añadió.

Jennifer, una joven que asistió a una reunión en la Asamblea Legislativa, expresó que se dio cuenta que los políticos están divididos entre los que están dispuestos a una reforma a la ley migratoria, y los que se oponen, y que eso dificulta que se ponga en agenda un proyecto de reforma.

“Frente a los  obstáculos nos reunimos, los analizamos y buscamos salidas, dijo Cárdenas, quien explicó que si los padres de familia mixta, o sea, con hijos nacidos en Nicaragua y Costa Rica, o con cónyuges costarricenses, no se pueden regularizar por los altos costos, esa niñez costarricense y sus hermanitos nicaragüenses no tendrán acceso a un desarrollo pleno.

“Que papá y mamá puedan trabajar va a significar mejoría en el hogar. En una ronda de visitas a partidos políticos, hemos propuesto que la  reforma a la Ley de Migración contemple la  Regularización  para mujeres madres de varios niños, como parte de un programa de protección a la mujer. Así se avanzará  en la lucha contra la pobreza,  que está contemplada en el Objetivo Sostenible del Milenio”, enfatizó.

 

Categories: Categoría Inicio,Migrantes

Tags: ,,,,,