Rosario Murillo diseñó campaña de terror en Nicaragua, señala informe de la GIEI

REDACCIÓN- La vicepresidenta Rosario Murillo, esposa del presidente Daniel Ortega, encabeza la lista del informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que señala a seis altos funcionarios del régimen de haber planificado y ejecutado el plan que llevó a crímenes contra las manifestaciones ciudadanas iniciadas en abril. El GIEI espera que los señalados sean investigados por su vinculación directa en la represión.

Los otros altos funcionaros señalados por el organismo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), son: los diputados Gustavo Porras y Filiberto Rodríguez, el alcalde de Matagalpa, Sadrach Zeledón, la ministra de Salud, Sonia Castro, y el secretario general de la Alcaldía de Managua Fidel Moreno.

Durante las protestas, la policía nacional y paramilitares dispararon a matar contra las manifestaciones, lo que ocasionó entre 350 y 500 muertes denunciadas por organismos de derechos humanos. Además la represión dejó miles de heridos y exiliados, y unos 670 presos políticos. El GIEI calificó los delitos de lesa humanidad.

Pese a que el gobierno cerró los medios de información independientes para ocultar las masacres, muchos crímenes quedaron grabadas en celulares de nicaragüenses que los hicieron virales por las redes sociales.

A la lista del GIEI se suman dirigentes universitarios como Walter Mata, del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN), así como el alto mando de la jefatura de la Policía Nacional.

CAMPAÑA DE TERROR

Rosario Murillo junto a Daniel Ortega y Gustavo Porras, durante un acto público. (Foto 19 Digital).
Rosario Murillo junto a Daniel Ortega y Gustavo Porras, durante un acto público. (Foto 19 Digital).

A Rosario Murillo se le señala en el informe de diseñar la campaña para establecer “ciudadanías diferenciadas”, calificando a los manifestantes de “minúsculos, vándalos, mareros, terroristas, plaga, vampiros, entre otros”, y a la vez justificando los actos de los grupos de paramilitares que implantaron el terror en los nicaragüenses.

También a señala a la vicepresidenta de diseñar “la estructura paralela del Estado” en coordinación con la Policía para reprimir al pueblo.

“En sus meses de trabajo en Nicaragua, el GIEI ha recibido diversos relatos que se refieren al rol de la vicepresidenta Rosario Murillo en el manejo de estas estructuras y al papel de un grupo de asesores y de los secretarios políticos del FSLN en la coordinación de las acciones y transmisión de las órdenes”, indica el reporte.

Gustavo Porras:

El dirigente del Frente Nacional de los Trabajadores, diputado del partido gobernante FSLN y presidente de la Asamblea Nacional, es señalado en el informe del GIEI de que pudo estar detrás del ataque paramilitar a la Marcha de las Madres de Abril, el 30 de mayo. A Porras se le menciona que organizó la contramarcha y de llamar a los militantes orteguistas a “defender” a Ortega.

“El acto oficialista (…) constituyó una verdadera contramarcha y fue dicho funcionario en persona (Porras) quien convocó a tomar las calles” recoge el reporte.

Filiberto Rodríguez:

Al diputado orteguista y presidente de la Comisión de Paz de la Asamblea, se le ubica en el informe de dirigir actos de violencia contra las protestas en León y ataques a medios de comunicación críticos al régimen, como el incendio de Radio Darío.

“La intervención de este diputado hostigando y amenazando a los manifestantes quedó registrada en un video, en el que se lo oye decir en voz alta: Hoy los vamos a desturcar (agredir), pueden grabar, pueden sacarme fotos, pero hoy los vamos a desturcar…”, recoge el informe.

El reporte refiere que tras las amenazas de Rodríguez se desató la confrontación de la Policía y grupos de choque con el Movimiento Estudiantil 19 de Abril UNAN-León.

“El ataque a Radio Darío no fue una acción aislada, sino que se enmarca en una política que busca cercenar voces y medios disidentes”, sostiene el reporte.

Fidel Moreno:

Moreno fue quien transmitió e hizo cumplir las órdenes de Murillo. “Tenía un mensaje claro: ‘Debemos defender la revolución, vamos con todo, no les permitiremos que nos roben la revolución”. Ligia Gómez, exgerente de Investigaciones Económicas y secretaria política del FSLN del Banco Central, señaló a Moreno de dar tales instrucciones.

Sonia Castro:

La ministra de Salud ordenó a los hospitales públicos que no se atendiera a los manifestantes heridos, destaca el informe del organismo.

“Existe información consistente sobre múltiples situaciones de negación de atención que implicaron una nueva forma de violencia del Estado contra los manifestantes. Todas estas situaciones (…) deberán ser investigadas y juzgadas cuando existan condiciones. Las investigaciones deberán determinar la dimensión de este fenómeno, qué tipo de órdenes emanaron de la ministra de Salud, Sonia Castro””, recomienda el GIEI.

Sadrach Zeledón:

El alcalde de Matagalpa está señalado de dirigir las turbas orteguistas contra las protestas ciudadanas. El informe proporciona relatos de pobladores, reportes de medios de comunicación, así como fotografías y refiere a videos en donde claramente aparece Zeledón comandando a los antimotines y a las turbas. El 11 de mayo “la Alcaldía de Matagalpa y el propio alcalde tuvieron injerencia directa en estos sucesos”, precisa el organismo.

 

Categories: Categoría Inicio,Nicaragua

Tags: ,,,,

Leave A Reply